Pero es consolador soñar

mientras uno trabaja,

que ese barco, ese niñ@,

irá muy lejos por el agua.

Soñar que ese navío llevará

nuestra carga de palabras

hacia puertos distantes,

hacia islas lejanas.

Soñar que cuando un día

esté durmiendo nuestra

propia barca, en barcos nuevos

seguirá nuestra bandera

enarbolada. Gabriel Celaya 

 

IMG 20170913 WA0001

 

Padres, os recomendamos visitar esta  web  y leer los artículos de este extraordinario y fantástico profesional:

Escuela de Padres, Carlos Pajuelo